Cómo limpiar y realizar el mantenimiento de los azulejos de la ducha -Duchavida
Barcelona:  696649709   -   938791023   -   931716705

Como la gran mayoría de zonas del baño, es aconsejable realizar la limpieza de los azulejos con asiduidad, ya que si no se hace de esta manera, los restos de cal y humedad se acumulan y cada vez cuesta más deshacerse de ellos. Pero ese no es el problema principal: con la humedad, el moho aparece y aparte de ser más trabajoso para limpiarlo puede provocar la formación de pequeñas grietas en los azulejos. Además, un baño limpio hace que se reduzcan los focos de infección y, por lo tanto, que sea un lugar perfectamente higienizado.

Algo importante a la hora de limpiar los azulejos de la ducha es prepararse bien y tener claro por dónde vamos a empezar y dónde vamos a terminar. Esto nos facilitará la tarea y hará que ahorremos tiempo al no tener que repasar los azulejos. Asegúrate también de que el espacio está bien ventilado, ya que se generarán olores fuertes.

limpieza azulejo
Copyright 123rf

A continuación, te ofrecemos consejos de higiene y desinfección para limpiar los azulejos del baño con mayor facilidad. Si los sigues, te desharás de las marcas de humedad y la suciedad de una forma fácil y rápida. Además, obtendrás unos resultados espectaculares.

Eliminar el exceso de polvo

En primer lugar, es ideal eliminar el exceso de polvo o suciedad con una aspiradora o, en su defecto, una escoba. Si lo prefieres, puedes cubrir la escoba un trapo con microfibra y así el polvo quedará recogido y no flotando en el aire.

Eliminar la grasa de los azulejos

Después, quitaremos la grasa acumulada en las baldosas. Parece imposible que en los azulejos de la ducha se acumule grasa, ¿verdad? Pero la grasa a la que nos referimos es la que proviene de los productos de higiene corporal, como jabones, champús y cremas.

Conocemos una fórmula eficaz para deshacernos de la grasa de los azulejos de la ducha: mezclar medio litro de agua templada con dos cucharadas de amoníaco, aplicar la solución con un estropajo esponjoso, y secar los azulejos con un trapo seco (No hace falta enjuagar). De esta manera no dañarás los azulejos y eliminarás la grasa con éxito.

Para quitar la grasa de los azulejos puedes usar también productos de higiene del hogar que se encuentran en el supermercado, como KH7. Aunque tendrás buen resultado, la fórmula casera resultará mucho más económica e igual de efectiva.

Eliminar la cal de los azulejos

Una vez hayamos eliminado la grasa, podemos proceder a eliminar la cal. Para ello existen varias opciones (además del uso de productos industriales de higiene del hogar). A continuación te mostramos algunos de los trucos caseros más eficaces a la hora de sacar el máximo partido de la limpieza de tus azulejos.

  • Utilizar un cepillo para eliminar las marcas más resistentes: debes tener cuidado a la hora de tratar la superficie de los azulejos, ya que dependiendo de cómo sean podrías dañarlos.
  • Utilizar vinagre: mezcla ½ litro de agua fría con un vaso de vinagre, aplícalo con una esponja y déjalo actuar durante 5 minutos. Pasado este tiempo, aclara los azulejos con un trapo mojado y seguidamente, sécalos con un trapo seco.

Limpieza del moho de los azulejos del baño

Para limpiar el moho que haya podido aparecer, mezcla ¼ de litro de lejía con ½ litro de agua fría. De esta forma eliminaremos no sólo la cal sino el moho, los hongos y las bacterias que se esconden en las juntas de los azulejos. Aplica con una esponja y después seca la superficie con un trapo.

Ahora sabes cómo dejar los azulejos impecables, pero puede ser que todavía te preguntes cómo limpiar las juntas de los azulejos del baño.

Limpiar las juntas es algo más laborioso, ya que la pasta que une las baldosas del baño es porosa y con el tiempo tiende a perder su color original. Una de las maneras más efectivas para dejar las juntas en buen estado es aplicando bicarbonato sódico con una esponja directamente sobre la superficie. En el caso que una zona no quede lo suficientemente blanca, podemos frotar con vinagre y un cepillo de dientes. Una vez limpias, aclaramos con agua y ¡listo!