Baldosas cerámicas al cambiar su bañera por plato de ducha - Duchavida
Barcelona:  696649709   -   938791023   -   931716705

Elegir baldosas para planificar el nuevo cuarto de baño es una tarea divertida y creativa que a su vez puede llevarte mucho tiempo. Hay mucha información sobre tipos de azulejos para baño y es importante que elijas bien qué tipo de azulejo quieres, fijándote atentamente en sus cualidades de seguridad, durabilidad, mantenimiento y, claro está, estéticas.

baldosa bañera

Si te has decidido por baldosas cerámicas para remodelar el cuarto de baño o cambiar tu bañera por un plato de ducha, aquí tienes todo lo que debes saber sobre ellas.

Ventajas de las baldosas de cerámica

Las baldosas de cerámica son uno de los materiales más usados tanto para suelos como para paredes gracias a sus atributos: resisten los cambios de temperatura, a la humedad y al vapor. Además, se limpian con mucha facilidad.

Elaboración de baldosa de cerámica

La baldosa de cerámica se elabora a través de un proceso en el que se mezclan arcillas naturales y diferentes aditivos. Las mezclas se someten a diferentes procesos de modelado y secado y después se les aplican esmaltes o elementos decorativos. Después, se lleva a cabo el proceso de cocción y es entonces cuando la baldosa o partida de baldosas están listas.

Tono y calibre

Como la cerámica es un producto natural hecho de arcilla sometida a un proceso de cocción variable, es difícil encontrar dos piezas que sean exactamente iguales. En relación a esto, hay que tener en cuenta dos aspectos: tono y calibre.

El tono hace referencia al color: el tono de una partida de baldosas cerámicas nunca será igual al de otra partida. El calibre hace referencia a las medidas de las baldosas, ya que pueden variar mínimamente entre lotes de partidas diferentes.

¿Cuánto material compro?

Lo idóneo es que compres un 10% más del material necesario, ya que en la instalación, se pierde parte del material debido a los cortes que se hacen para ajustar las baldosas a las medidas requeridas.

Evita errores en la instalación

Un error muy común en la instalación de baldosas cerámicas es no dejar junta de colocación, técnica conocida como “a hueso”. Siempre debe haber junta de colocación y debe ser, como mínimo, de 1 milímetro. La junta de colocación no es un simple capricho estético, sino que su función es importante y si no se hace bien puede hacer que tus baldosas se resquebrajen o incluso caigan. Además, gracias a la junta, la sustitución de una posible pieza rota es más fácil.

El adhesivo

Es importante escoger el adhesivo idóneo para cada tipo de revestimiento, ya que el mortero no lo pega todo de la forma más óptima. El adhesivo que utilicemos para las baldosas cerámicas debe ser el óptimo, y ello dependerá de las porosidades tanto del azulejo como del soporte.

Si tanto soporte como baldosa tienen porosidad alta, usaremos el mortero tradicional para adherir el azulejo a la pared. Si la porosidad de los elementos – o de uno de ellos- es media o baja, lo adheriremos con mortero-cola.

También es importante cubrir la superficie entera de la cara de la baldosa con mortero o mortero-cola, ya que así se evitan las burbujas de aire que pueden hacer que se rompan con un golpe o al intentar perforarlas.

Cambio bañera por ducha

En la gran mayoría de los casos en los que se cambia una bañera por un plato de ducha, gran parte de los azulejos que se encontraban previamente instalados en las paredes pueden reaprovecharse, siempre y cuando estén en buen estado.
En el caso de que quieras reaprovechar las baldosas previas, el tipo de baldosas cerámicas nuevas deberían ir a juego con la parte antigua.